Rompecabezas del amor

Actualizado: 2 may 2020

El amor es el resorte del mundo. Tú lo sabes, has ido formando tu rompecabezas del amor con historias que se construyen a pedacitos. Pedacitos que coleccionas formando un collage de recuerdos.

Ahora él será una pieza más, le has dicho que lo quieres y sientes el amor que aun irradia tu pecho cuando se lo repites. Lo quieres aunque sabes lo debes dejar ir. Has aprendido que en el amor el ritmo sí importa y no puedes forzar a nadie a caminar a tu paso. Ha llegado el momento de renovarte y lo quieres de verdad por haberte mostrado lo fuerte y bella que eres, por recordarte lo valioso de las cosas sencillas, a poner atención a lo cotidiano. Porque su manera desenfadada te hizo sentir feliz, reconectar contigo misma, y eso fue maravilloso.


Has asumido que tu rompecabezas tiene encuentros y despedidas, que no toda despedida es derrota, que en lo firme de tus pasos está la valentía de tu búsqueda. Pasos que ahora emprendes en otra dirección. Pedacitos de él, de pasado, de risas, de anécdotas compartidas; todas facetas de un amor que ahora atesoras en tu rompecabezas. Porque has aprendido que cada que alguien se cruza en tu camino te muestra una verdad. Estás lista para asumirla.



¿Qué tal es cuando piensas que estás hecho de momentos, de encuentros y de lecciones que cada persona deja a su paso?

Jorge Luis Borges tiene una frase que me encanta:

"Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre dejan un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejan nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad".


Y me gusta porque creo que es cierta. Que los encuentros significativos que se tienen con otro siempre dejan algo de sí y transforman. Las personas suelen verse atraídas a otras que de forma inconsciente creen les pueden ayudar a responder la pregunta ¿quién soy? De modo que los encuentros que tienes con aquellos que amas están para mostrarte una verdad sobre tí mismo. ¿Estás listo para aprenderla?.


Aquí está la clave, todo encuentro forma parte de tu rompecabezas del amor, incluso aquellas historias que no acabaron como querías, aquellos que te pudieron herir, a los que tuviste que dejar ir. Todo parte de un rompecabezas que armas en el camino por descubrirte, por aprender cómo y desde dónde conectar con los demás. Hay piezas que encajan con suavidad, otras que lastiman en sus bordes, sin embargo, todas necesarias para armar el todo.

Se trata de aprender a reconocer qué es lo que estás necesitando en este momento, quién eres hoy, a dónde quieres dirigir tus pasos y con ello identificar si estas obteniendo lo que buscas de ese encuentro.


Recuerda que cada quien va a su ritmo, a su tiempo. Cada quien tiene su pregunta por responder y no puedes hacer que los demás cambien por ti, hagan por ti, reconozcan por ti. Tu no eres responsable de sanar o cambiar a otros, eres solo responsable de ti, de ser congruente y valiente para reconocer cuando, quizá es tiempo de emprender tu camino en otra dirección. Cuando es tiempo de dejar de mirar hacia afuera y buscar en tu interior.



Eres amor y confías en que así como él dejó su marca en ti, ahora tu seas una pieza de su rompecabezas.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo