Mar Adentro

Actualizado: 22 dic 2020

Un sueño. Mar adentro, aguas profundas que salpican de emociones. Un vaivén que me baña de historias, palabras, anhelos. Hoy ante ese ir y venir sólo me quedo contemplando, sin hacer más, mirando lo que fue y puedo haber sido, lo que es, lo que sueño, lo voy construyendo desde ahí.


Hoy siento su inmensidad, dejándome invadir por ello, como esas olas que golpean con fuerza, desde lo más profundo, para después, en un movimiento suave volver hacia atrás y recomenzar. A veces con una intensidad que me pone alerta, otras en un arrullo suave que se cuela de a poco, pero siempre constante atrás y adelante, desde adentro hacia fuera, atrayendo hacia sí las huellas de arena para hacerlas suyas. Las huellas de tí, de mí, de tú, de todos. Sí, de todos. Todos los momentos, las personas, las risas, las heridas, las promesas, las subidas y bajadas. Al final todo se funde en la inmensidad de ese mar, que tantas veces en mis sueños aparece, ese mar de mí psiquismo, de mi historia, de mi devenir.


Somos movimiento, somos cambio, somos un ir y venir constante. La profundidad de quién eres, de tus experiencias, de tu camino recorrido es de una profundidad tal, que como el océano aguarda ser descubierto para mostrar su riqueza.


Estás lleno de vida, de anécdotas. En un mar inmenso de memorias, de emociones, de sensaciones acumuladas, de imágenes capturadas, de olores, de voces....surges tú. En ese vaivén de lo que llevas dentro que se funde con lo que vives en tu presente, en esa marejada constante entre lo que ha sido pero permanece vigente, lo que descubres, lo que trazas por venir.


Y aprenderás que todo lleva su ritmo, su oleaje, su tiempo. Que en ese descubrir a veces saldrás revolcado, sin saber por dónde llego la arremetida, otras disfrutarás la calma y te pondrás a contemplar la belleza de lo que vives, otras más tendrás remolinos, fuerzas en pugna. Dicen que el mar es impredecible....pues así la vida ¿que no? La incertidumbre, la revolcada, las mareas altas, la sucesión continua pero impredecible de personas, sorpresas, experiencias, encuentros.


No siempre es fácil reconocer que no puedes tener el control de todo, que a veces estarás desprevenido, que a veces te asustarás, te confundirás. Que en el recorrer del camino uno planea pero no siempre resulta, que las huellas que se dejan en lo andado, pueden borrarse a simple vista pero forman parte del todo. Que en ese no control también se disfruta, también es lindo dejarse llevar, meterse de clavado, salir airoso.


Que no hay más fórmula que lanzarse, fluir en el vaivén, dejarte sumergir en la inmensidad.




Y así como las olas, hay recuerdos, trazos, que van y vienen, a su ritmo, a su tiempo...vaivén constante... Mar adentro.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo